01/22/2020
Por
MJV Team

Design Sprint, Design Thinking y Agile: ¿Cuáles son las diferencias?

Los enfoques empleados en los esfuerzos de innovación son diversos, y en ocasiones pueden ser un poco confusos. Es el caso de los métodos Design Sprint, Design Thinking y Agile.

En este artículo señalaremos dónde difieren estos métodos y donde se complementan entre sí. La idea es ayudarle a comprender estas diferencias y reforzar en qué tipos de proyectos pueden ser utilizados conjuntamente de forma exitosa. ¡Continúa la lectura y descubre las diferencias entre Design Sprint, Design Thinking y Agile!

 

¿Qué es Design Thinking?

La definición básica de Design Thinking es:

Un enfoque estructurado de la innovación que se centra en el ser humano. Busca generar soluciones que alineen el deseo y las necesidades del usuario consumidor con la generación de valor empresarial”.

Como método utilizado en proyectos variados, Design Thinking innova principalmente al introducir nuevos significados a productos, servicios y relaciones desde el enfoque en el ser humano (todos los stakeholders están involucrados). El Design Thinking funciona básicamente con tres principios:

  • Foco en las personas;
  • Colaboración multidisciplinar;
  • Tangibilidad de ideas y conceptos.

Y de manera más general, funciona de la siguiente manera:

→ Inmersión → Análisis → Ideación → Prototipos.

 

¿Qué es Design Sprint?

Design Sprint es una metodología para desarrollar una hipótesis, crear prototipos, y probar y validar una idea en solo 5 días.
El objetivo de emplear Design Sprint es aportar más agilidad al entorno corporativo. Por lo tanto, cuanto más rápido un equipo pueda determinar si una idea es buena, mala o necesita ajustes para cambiar un proyecto, menos tiempo y menos dinero se gasta. Veamos cómo sucede en la práctica. Digamos que el ciclo se ejecuta dentro de los cinco días hábiles de una semana. Se vería así:

  • Lunes: Comprender: mapear el problema y elegir un área importante para enfocarse;
  • Martes: Idealizar: delinear soluciones competitivas en papel;
  • Miércoles: Decidir: tomar decisiones y convertir las ideas en una hipótesis comprobable;
  • Jueves : Crear prototipos: desarrollar y analizar un prototipo realista;
  • Viernes: Prueba: obtener comentarios reales de los usuarios sobre el prototipo generado.

 

¿Qué es Agile?

Las prácticas ágiles — bajo la nomenclatura Agile — provienen de una filosofía que surgió del Manifiesto Ágil. Este manifiesto fue lanzado en 2001 por un grupo de profesionales que discutieron el enfoque tradicional de la gestión de proyectos de desarrollo de software. En resumen, el Manifiesto Ágil describe cuatro valores centrales, a grandes rasgos dice “nosotros valoramos”:

  • Individuos e interacciones por encima de procesos y herramientas;
  • Operación del software por encima de una documentación más completa;
  • Colaboración del cliente en la negociación del contrato;
  • Respuestas rápidas, cambios a lo largo del proyecto siguiendo un plan.

En el desarrollo de software, las prácticas o metodologías ágiles más utilizadas son: DSDM (Método de Desarrollo de Sistemas Dinámicos), SCRUM y XP (Programación Extrema).

 

Design Sprint, Design Thinking y Agile: las diferencias en detalles

Después de echar un vistazo rápido a los conceptos de Design Sprint, Design Thinking y Agile, es hora de señalar las diferencias elementales entre estos conceptos.

Design Sprint versus Design Thinking

Design Thinking es una filosofía para internalizar y una mentalidad para adoptar. Se trata de estructurar nuestro proceso de pensamiento para comprender y definir el problema, conceptualizar, actualizar y probar soluciones.

En contraste, Design Sprint es un proceso metodológico, basado en Design Thinking, que aborda y resuelve problemas de manera más eficiente dentro de un marco de tiempo específico.

Design Thinking se desglosa y describe el proceso sistemático que utilizan los designers (diseñadores) para que todos puedan resolver cualquier problema siguiéndolo. El tiempo es oro; el enfoque es clave. Si estás buscando un marco para producir el máximo efecto dentro de un marco de tiempo plausible, Design Sprint es la herramienta adecuada. Puedes usarlo para cualquiera de los desafíos de su organización, desde temas específicos del producto hasta la estrategia comercial general.

Diferencial del Agile

Agile es una forma de gestionar, basada en un desarrollo por fases, entrega incremental y reevaluación continua de un producto o proceso.
Como se usa principalmente en el desarrollo de software, Agile se basa en una idea clara del concepto del producto y su mercado.
En oposición a la estrategia de centrarse en un conjunto de características a desarrollar, Agile se enfoca primero en recursos de alto valor. Agile se trata de producir resultados tangibles, trabajando después de cada paso.

 

Design Sprint, Design Thinking y Agile: ¿cómo combinar los 3 enfoques?

Lo mejor de todos los mundos es combinar estos tres enfoques. A continuación algunas formas de hacer esto:

Use Design Thinking para identificar los problemas correctamente y Agile para resolverlos rápidamente

Si bien Agile es un enfoque para poner en práctica soluciones, Design Thinking es un enfoque para encontrarlas. Requiere un alto grado de empatía y comprensión por parte de los usuarios finales y un proceso interactivo de desarrollo de nuevas ideas, suposiciones desafiantes y redefinición de problemas para identificar soluciones alternativas que pueden no ser necesariamente aparentes.

Use Agile para crear soluciones que resuelvan estos problemas

Una vez que haya identificado la verdadera naturaleza del problema a resolver, su equipo puede aprovechar la solución ágil para escalar la solución del Producto Viable Mínimo (MVP) a la producción piloto a gran escala. Además, Agile es el mecanismo ideal para mejorar el producto con el tiempo, convirtiéndolo en un “producto vivo” que evoluciona con los comentarios de los usuarios y las nuevas necesidades comerciales o de mercado.

Al igual que Design Thinking, un principio fundamental de las prácticas ágiles efectivas es buscar información frecuente de los usuarios finales para interactuar con los resultados correctos. Al principio, esto incluye establecer los objetivos de negocio del proyecto, escribir historias de usuarios y crear backlogs. A lo largo del proceso de desarrollo, esta entrada debe manifestarse de otras maneras.

El Design Thinking brinda un fuerte enfoque en el usuario, mientras que Agile es una excelente manera de proporcionar soluciones de forma incremental, asegurando que las necesidades del usuario se mantengan al frente y al centro durante todo el proceso de diseño y desarrollo.

Use Design Sprint para probar rápidamente ideas y productos

Design Sprint hace que sea fácil construir un “producto” y probarlo con usuarios/clientes. Todo se hace en el plazo de una semana.

Después de identificar los problemas con Design Thinking y resolverlos con prácticas ágiles, emplee Design Sprint para acelerar sus pruebas. Este es un gran enfoque para aprovechar al máximo el tiempo y el dinero. También mejora la productividad del equipo.

¿Has entendido las diferencias entre Design Thinking, Design Sprint y Agile? Si quieres saber más sobre como combinar estos enfoques le invitamos a que descargue nuestro Ebook User Experience: ¿Por qué debes dirigir tu negocio en el usuario?

Volver