03/09/2020
Por
MJV Team

Diseño Estratégico: ¿Qué es y cuáles son las ventajas de esa metodología?

Para pensar en el diseño estratégico, debemos recordar las definiciones tradicionales de diseño. Éstas se centran en crear soluciones para productos o servicios.

El diseño estratégico aplica algunos de los principios del diseño tradicional a los desafíos sistémicos del “panorama general”. Redefine cómo se abordan los problemas, identifica oportunidades para la acción y ayuda a proporcionar soluciones más completas y resistentes.

Para profundizar sobre este tema  ¡Siga leyendo para comprender qué es el diseño estratégico, qué ventajas ofrece a su negocio y cómo implementarlo!

 

¿Qué es el diseño estratégico?

El diseño estratégico se refiere a la toma de decisiones, es por ello que funciona mejor cuando el diseño se integra en el ADN de las organizaciones, creando nuevas oportunidades para los diseñadores con la capacidad estratégica de migrar de estudios y talleres a posiciones integradas e incorporadas en las organizaciones.

El diseño estratégico se centra en mejorar el conjunto de habilidades y la mentalidad del diseñador para ayudar a resolver los desafíos que enfrentan las organizaciones.

Dentro de esto, se destacan tres habilidades específicas de los diseñadores estratégicos: integración, visualización y gestión. Consulte a continuación un desglose de ellos.

Integración

Debido a que los tomadores de decisiones a veces solo ven fragmentos y no la totalidad  del problema en su conjunto, pueden verse cegados por las consecuencias no deseadas de sus elecciones. El enfoque naturalmente integrador del diseño ayuda a iluminar la compleja red de relaciones, entre personas, organizaciones y cosas, para proporcionar un punto de vista holístico.

Trabajando en diferentes áreas de especialización, el diseño estratégico describe la “arquitectura del problema”, destacando las oportunidades clave para la mejora en todos los aspectos y resultados de un problema.

Visualización

El cambio de números romanos a árabes permitió a Occidente lidiar con la complejidad numérica de una manera sin precedentes, causando una profunda transformación de la civilización.

Hoy, los desafíos que enfrentamos han alcanzado un nuevo nivel de complejidad e incertidumbre, para lo cual las hojas de cálculo y otras herramientas analíticas familiares son insuficientes.

El diseño es muy fuerte en la representación visual, y los profesionales del diseño estratégico usan esta habilidad como un medio importante e iterativo para comunicar relaciones complejas, incluso contradictorias, que sería difícil o imposible de explicar solo en texto y números.

Gestión

Encontrar buenas ideas es fácil, implementar las correctas no lo es. En los últimos años, el énfasis en Design Thinking ha demostrado contundentemente el valor de aplicar la creatividad en un contexto empresarial.

Pero el diseño exitoso no se trata sólo del pensamiento creativo. También implica implementar y garantizar que las ideas claves mantengan su integridad a lo largo de este proceso y siempre estén bien alineadas con las estrategias comerciales.

Por lo tanto, los diseñadores deben participar durante el proceso de cambio, proporcionando experiencia y comentarios constantes para identificar, probar y entregar soluciones duraderas.

 

¿Cuáles son las ventajas de adoptar un diseño estratégico?

Pero espera ¿Qué tipo de beneficios se ofrecen al diseñador que implementa una mentalidad táctica?. Aquí están los principales:

  • Eficiencia: cuando aplicamos una mentalidad estratégica al diseño, los proyectos se alinean mejor con las necesidades del cliente y habrá menos revisiones y menos tiempo y esfuerzo en proyectos que simplemente no funcionan.
  • Colaboración: el diseño estratégico ayuda a todo el equipo a alcanzar un objetivo común, lo que significa trabajar juntos, en lugar de desarrollar un resultado miope y trabajar por separado.
  • Mejores relaciones: es probable que un líder del equipo de diseño implemente un pensamiento estratégico si la empresa o el cliente comparten la misma mentalidad. El diseño resultante estará más en línea con los objetivos comerciales, y se fomentarán relaciones más fuertes como resultado de la naturaleza cohesiva del pensamiento estratégico.
  • Longevidad: el pensamiento estratégico puede fomentar una estrategia de diseño que conducirá a proyectos adicionales, recomendaciones e incluso amistades duraderas.
  • Innovación: sabemos que todo esto allana el camino para la innovación y también la mantiene viva y pulsante en la organización.

 

¿Cómo implementar el diseño estratégico?

Para darle una idea de cómo implementar el diseño estratégico, tomemos como ejemplo la planificación y ejecución de un proyecto específico. Para insertar un diseño estratégico en él, debe seguir estos pasos:

  • Evalúe: comprender el proyecto de manera integral, incluido un análisis de restricciones, oportunidades y una visión general a través de una lente comercial.
  • Comprenda: entender el proyecto en términos de diseño y objetivos comerciales; relacione el resultado del proyecto con los objetivos del negocio y muestre los resultados claves que ayudarán a respaldarlos.
  • Aprenda: formule los elementos de la estrategia al diseñar tareas e hitos que respalden directamente los objetivos principales. Haga muchas preguntas estratégicas, por ejemplo: “¿Para quién estamos diseñando este producto?”
  • Ejecute: actúe según la estrategia y asegúrese de que todo el equipo esté incluido. El pensamiento estratégico funciona mejor en colaboración.
  • Compruébelo: a medida que se realizan las tareas durante el proceso de diseño, es una buena idea reevaluar su efectividad para lograr los objetivos y resultados previstos.

Obviamente, esto se hará con un equipo dedicado que comprenda los métodos de diseño estratégico. A menudo, se necesita buscar ayuda de una consultoría de Design Thinking, por ejemplo.

 

Diseño estratégico: más allá de la metodología, una mentalidad

Como habrás notado a lo largo de esta lectura, el diseño estratégico es mucho más que una metodología, es una mentalidad. Por lo tanto, para implementarlo y comenzar a cosechar sus recompensas, es necesario cambiar la mentalidad del equipo, desde el liderazgo hasta el fondo de la jerarquía.

El diseño estratégico es crear una forma diferente de ver los problemas y oportunidades y luego implementar soluciones innovadoras. Las viejas fórmulas a menudo necesitarán ser superadas. Y eso, sabemos, puede generar resistencia, después de todo, no siempre es fácil lidiar con el cambio.

¿Qué tal, estás listo para el diseño estratégico? ¿Te gustó la reflexión que trajimos en este artículo? ¡Deja tu comentario!

 

Volver